Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Miércoles 1 de abril de 2020
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
DANIEL ALBERTO COLETTA
CAMPANA - Argentina
NO SOY NI HOMBRE DE LETRAS NI DE CASTA INTELECTUAL, SINO MÁS BIEN ALGUIEN DE CULTURA SENCILLA Y LIMITADA LECTURA. POR LO GENERAL TRATO DE EJERCER, CON INCIERTA SUERTE, UNA MODESTA Y SERENA COMPLEJIDAD EN MIS RELATOS EN LOS QUE ALGUNAS ADJETIVACIONES Y METÁFORAS, CORRERÁN EL ALBUR (LO PRESIENTO) DE ATURDIR ANTES QUE DESAGRADAR.
NO TENGO NI ENCUENTRO OTRO PROPÓSITO QUE EL DE ENTRETENER, DESISTIENDO ASÍ DE PERTENECER A UN UNIVERSO LITERARIO QUE CLARAMENTE ME SUPERA, PERO ABORDANDO LA FANTÁSTICA REALIDAD DE ENSUEÑOS EN EL QUE NADA LO ES Y NADA HAY QUE NO LO SEA.
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Marzo 2013
ELVIRA VA A ARRUINARTE (fragmento)
IRSE DE CASA
Mostrar datos Enero 2013
Mostrar datos Noviembre 2012
Mostrar datos Octubre 2012
Escuchá Radio De Tango

Últimos comentarios de este Blog

Vínculos
La Argentina en la posmodernidad multicultural La Argentina en la posmodernidad multicultural


Esta obra está dedicada a la inserción de la Argentina en la posmodernidad. Trata, ... Ampliar

Comprar$ 25.00

Entrá a Radio La Quebrada

daniel coletta ensayosnovelisticos



Cada una de las narraciones que encontrarán aquí, están dotadas de una simbólica metafísica que pretende ser subliminal, y que les sirve de estructura a la muerte, el infortunio, el abandono prematuro, los sueños y el amor recreados en ellas.
Algunas adolecen de adornos más bien siniestros y otras, quizás más prolijas, prefieren reflejar aunque de un modo improbable, la fidelidad a la causa literaria fantástica.



Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

IRSE DE CASA



Cuando me fui de casa lo hice con lo puesto, y 5 pesos en el bolsillo.

La primera noche me dejaron dormir en la guardia d un hospital. A la mañana siguiente, me crucé al bar de enfrente a desayunar; pedí un pebete y un café con leche que me cobraron 3 pesos. Me quedaban 2; dejé un de propina y el otro se lo di a un ciego. Me quedé sin nada, pero ya todo era mío.


Calificación:  Votar Aún no han votado este texto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
Aún no han escrito ningún comentario. Escribí el tuyo



Últimas entradas del mes


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2020- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS